martes, 18 de octubre de 2016

¡DIGO! NI PUTA NI SANTA: LAS MEMORIAS DE LA VENENO




Hace más o menos un año quedé fascinado con la manera de escribir de Valeria Vegas, mujer cañón, articulista extraordinaria y vedette enciclopédica a partes iguales. Porque Valeria es un referente a la hora de entender un época de España. Nadie como ella para recuperar la memoria histórica de un tiempo que ya ha pasado y que, mirado a través de los ojos de Valeria, no sólo es mejor, sino mucho más atrevido, descarado y degarrador. Y esos son los tres adjetivos que mejor me encajan para describir “¡Digo! Ni puta ni santa” (de ahora en adelante NPNS) las memorias de La Veneno que Valeria acaba de publicar.



Quizá sea verdad esa leyenda que dice que detrás de todos los payasos (dicho esto con el mayor de los respetos a la profesión) se esconden vidas tristes y melancólicas. Y miren ustedes que nosotros nos hemos reído con La Veneno hasta el éxtasis catódico. Millones de visitas en sus vídeos de YouTube dan fe de que Cristina es ya parte de la cultura popular española. ¿Cuántas personas conocen ustedes que repitan las magistrales frases de Cristina en su vida cotidiana? ¿Muchas? Yo también.

La historia de Cristina tenía que ser contada. Pero había que hacerlo desde la admiración, el pasmo y sobre todo, el respeto. Y NPNS es uno de los retratos más escalofriantes que ustedes puedan leer ahora mismo a pesar de esa maravillosa dirección de arte de Louis Bou que invita a recordar La Veneno más frugal y esplendorosa. Y es que Cristina tiene una historia de esas que en Estados Unidos llaman bigger than life y Valeria ha conseguido lo que parecía imposible: Cristina se desnuda de adentro hacia afuera en el striptease emocional más tremendo que ustedes hayan visto.  Y lo mejor de todo es que hay momentos realmente truculentos, pero nunca se hace sangre de ellos. Valeria agarra fuerte de la mano a Cristina y le invita a contar su historia, sin histerismos, sin caer en lo fácil, sin criticar ni condenar, y eso con un personaje así, era realmente complicado. Valeria es el testigo de una vida increíble y ha conseguido a lo largo de muchos años y mucho trabajo conseguir sintetizar en no demasiadas páginas (el libro se lee en un periquete) una biografía apasionante y salvaje. Ha conseguido meternos en un mundo de extremos, de violencia aterradora y de emociones al límite y que todo nos parezca coherente, tierno y valiente. Porque NPNS es la historia de una superviviente que lo tuvo todo en contra desde la cuna. ¿Un juguete roto? Nada más lejos de ello. Valeria Vegas descubre en todas y cada de las páginas el misterio de una figuras más memorables que ha dado nuestra televisión. Y al terminarlo, uno no puede evitar mirar hacia atrás con nostalgia y espera que La Veneno vuelva a la tele a hacer lo que mejor se le da: ser una leyenda.



Pueden ustedes comprar ¡DIGO! NI PUTA NI SANTA de VALRIA VEGAS en este enlace: