sábado, 21 de enero de 2017

HAY QUE SER MUY MALA PERSONA PARA HACER ESTO...


Nunca jamás me ha gustado el mundo youtuber. Habrá de todo, claro que sí, pero la gran mayoría me parecen una pandilla de desgraciados con demasiado tiempo libre. ¿Se pensaban que lo del caranchoa iba a ser un caso aislado? ¡Claro que no! Y la historia que les cuento esta tarde, por desgracia, además de lamentable, es muy cruel.

Les presento a RESET, un chaval con cara de caminar lento que tiene a un millón de suscriptores en su canal de Youtube (ya saben el dicho, "coma mierda, cuatrocientos millones de moscas no pueden estar equivocadas"). Y con ese poder de convocatoria ¿Qué ha hecho RESET para llamar la atención de sus espectadores? Muy sencillo, ha rellenado unas galletas de pasta de dientes, las ha metido en un paquete y se las ha dado junto a una limosna a un sin techo que estaba pidiendo en la puerta de un supermercado. En serio. No es broma. Esto lo ha hecho un chaval de 19 años. Y lo más grave es que sigue teniendo esa porquería de canal abierta. Es triste que Youtube, que prohíbe, entre otras cosas, los vídeos que denigran e incitan al odio no haya hecho nada con este personaje.... eso es lo triste.