miércoles, 21 de diciembre de 2016

EL EXTRAÑO CASO DE CARLOTA CORREDERA




Olvídense de la televisión como tal. Estamos en la era de las redes sociales (sí, yo también tengo algo de culpa) y ya es imposible ver la tele sin ellas. Todo lo que pasa en la tele tiene su reflejo en las redes, especialmente en Twitter. Les cuento esto porque es muy importante a la hora de entender el extraño caso de Carlota Corredera, el personaje televisivo de esta semana en el blog.

Conviene recordar que Carlota Corredera es una profesional con muchísimos años de experiencia y curtida en muchísimas batallas televisivas, algunas de ella me consta que muy difíciles. Carlota no es una recién llegada al mundo de la televisión. Carlota además se casó, tuvo un bebé y engordó considerablemente. Por esta última razón, los espectadores han asistido al efecto “Rosa de España” que consiste básicamente en la lucha de una mujer para mejorar y bajar de peso mientras todo el mundo aplaude su esfuerzo. En estos momentos ella ha recuperado prácticamente su talla, presenta algún día “Sálvame Diario” y va a ser la nueva presentadora de “Cámbiame” el formato de éxito de La Fábrica de la tele. Pero de repente, la gente le odia. Hasta el punto de que el día que se anunció que iba a sustituir a Marta Torné, 8 de cada 10 tuits sobre Carlota eran de “sentimiento negativo”. Vamos, que le ponían verde con diferentes grados de virulencia. Marta Torné, en unos instantes, era una víctima de la ambición de Carlota. Tal cual.

Y la cosa es ¿qué narices ha pasado para que la España tuitera haya pasado del amor al odio con la presentadora? Miren estos tuits (son de los más amables que he encontrado)


De susto ¿no? Antes de seguir quiero contarles que en mi vida me he tomado un café con ella, creo que no hemos coincidido jamás y no somos amigos. Y también quiero contarles que Carlota podría estar sufriendo además el SDPC (Síndrome de Penélope Cruz). Me explico, el SDPC es un virus que consiste en admirar mucho a una persona cuando se le ve luchando por algo y posteriormente consiste en intentar derribarle cuando ha conseguido ese algo. Penélope era maravillosa, guapísima y talentosísima hasta que se echó de novio a Tom Cruise y ganó un Oscar. Esto ya no se lo perdonaron. Y con el auge de las redes sociales todo esto se amplifica desproporcionadamente. Si una persona extranjera que no supiese nada de Carlota Corredera se pusiese a bucear en la red para conocerla podría sacar alguna de estas conclusiones:
a)Es una mujer prepotente, con una voz irritante y un ego desmedido.
b)Es una malísima persona que ha conspirado con las altas instancias de Mediaset para que dejan a la pobre huerfanita de Marta Torné en la calle viviendo entre cartones debajo de un puente.
c)Es un bicho que ha organizado una guerra entre las caras de Telecinco por su ambición.

Lo curioso es que en todas estas teorías conspiratorias no se habla nunca de su carrera. Ni una sola vez. No se habla de los años dirigiendo (y aprendiendo) detrás de las cámaras. No se habla de sus inquietudes, de sus aspiraciones, de sus sueños o de sus deseos. De golpe y porrazo Carlota Corredera es una especie de vampiro laboral sediento de sangre con la que no deberías cruzarte en una calle oscura porque lo mismo se queda con tu nómina, tu marido, tus hijos y el apartamento de la playa. Y miren…NO. La cosa no debe ser así.

Siempre les recuerdo que hace muchos años un libro me cambió la manera de pensar. Se llama “Las leyes espirituales del éxito” y me lo regaló mi madre. Una de esas leyes consiste es animar, el ser positivo y sobre todo, el empujar a las personas que te gustan. Y a mí ella, hasta ahora me gusta. Lo mismo tomo un café con ella y me espanta, vayan ustedes a saber, pero de momento, me gusta. Y me gusta que la gente tenga oportunidades. No tengo ni idea de si las merece o no. Aunque tampoco soy nadie para juzgarle ¿no? Al final del día sólo soy un espectador al otro lado de la pantalla. Y si no me gusta lo que veo, cambio de canal hasta encontrar algo que si me guste y pueda disfrutar. Estaré delante de la tele el día que Carlota se estrene en “Cámbiame” y opinaré sobre su labor de presentadora. Y ya. Hasta ahí. Por eso quiero aprovechar para pedir a mis seguidores en las redes (que son ya más de un millón trescientas mil personitas) que sean elegantes, que opinen, que discutan. Pero que nunca juzguen. A cualquiera de los que trabajamos delante de una cámara nos encantaría tener la oportunidad que Carlota Corredera tiene ahora mismo. Decir lo contrario sería mentir como un bellaco. Mi opción es felicitarle y desearle la mejor de las suertes. No tengo ni idea de si le veré con frecuencia o no, pero me guste o me horrorice, seguiré empeñado en desearle todo lo bueno. Me niego a ser parte de ese cyber batallón de haters que dice que “Penélope hace cine porque se ha tirado a medio Hollywood” o que “Elsa Pataky está ahí gracias a su marido”. En serio, me niego. A todas ellas que están triunfando lo único que les pido es que si se cruzan conmigo por la calle, me den un consejo. Aprender es la clave, siempre. Y se puede aprender de todo el mundo. De Carlota Corredera también. No lo olviden.

Gracias por leer.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encantas!!!
Por favor, autor del libro?? me lo voy a pedir para reyes!!! ;)

Anónimo dijo...

Tan fácil como poner en Google: Libro “Las leyes espirituales del éxito”
Si el tiempo que has perdido en escribir el mensaje y el que me has hecho perder a mí en contestarte algo tan simple como esto lo hubieras empleado en buscarlo en Google,ya sabrías quién es el autor y que el libro en realidad se llama "Las siete leyes espirituales del éxito".
Si por el contrario te crees que por ecribir esta pregunta en este blog Abel Arana vá a leer tu mensaje,te vá a responder,te vá a agregar a Facebook y vá a ser tu nuevo mejor amigo,sigue esperando.
Estos de la tele son todos iguales: Unos prepotentes con un ego desmedido que se creen por encima de los demás simplemente porque tienen una cuadrilla de palmeros detrás riéndoles las gracias,aplaudiéndole todas las tonterías que dicen y haciéndoles la pelota por cada cosa que dicen,diciéndoles que son los más símpaticos,los más guapos,los más listos y los mejores...Cuando la mayoría de ellos habría que ver por qué o por quién están delante de una cámara.Y lo peor de todo,es que se lo creen,se creen que de verdad son lo que les dice la gente,cuando en realidad no se lo están diciendo a ellos,sino al personaje que ven delante de una cámara o en la portada de una revista.Y que lo que le dicen a uno es lo mismo que le dicen a todos,hasta que desaparece su careto de la televisión,de la revista,de la red social,etc y se buscan a otro personaje,porque este ya no se acuerdan ni de como se llamaba.
PD: La cabeza a parte de llevar gorreta,está para pensar un poquito.Tomateló como un consejo o como una crítica constructiva.Suerte con el libro,aunque personalmente no me creo ni que te lo vayas a pedir para Reyes,ni mucho menos que te lo vayas a leer.
Un Saludo!!!

Cayetana Weninger dijo...

Eso de que Penélope Cruz era telentosísima lo dirás tú porque a mí siempre hasta en Jamón jamón me ha parecido una actriz terrible y que alguien como ella tenga un Óscar ( encima por un bodrio de película) antes que Leonardo Di Caprio dice mucho de la industria del cine americano.

Anónimo dijo...

Tienes tan mala baba como yo.
¿Nos hacemos amigos en el Face? jajajajaj
Feliz día

Anónimo dijo...

Vaya novedad ! Repasemos personajes con los que Telecinco nos ha aporreado el clítoris catódico hasta la náusea.

Jorge Javier Vázquez: Creo que le cae bien ni a su puñetero galgo, y sin embargo ahí le tenemos hasta en la sopa. Alguien en la cadena amiga ha decidido que les sale más rentable perder audiencia que liquidar el contrato blindado de la enana, fea y mala . No han colado ni los míseros intentos por caer bien. Todo dios lo odia y ahí sigue. Hasta en la puta sopa y cargándose formatos como Got Talent o Gran Hermano. Argh.

Belén Esteban: Ponzoña y podredumbre mediática para el Guinnes de los Records. Si no fuera por la España choni y de barrio esta señora estaría muerta y enterrada en el cementerio televisivo, y ahí sigue, estirando chicles, que se le da de coña, primero el polvo con el torero, luego sus miserias adictivas y ahora es la bien robada y la engañada de España por su representante. Increíble pero cierto, cuando pensabamos que no daba más de sí, caemos en la cuenta de que tiene contratazo con la cadena amiga. Es lo que hay.

María Teresa Campos: Morirá con las botas puestas, y no hay nada más patético que un personaje de televisión con una carrera tan dilatada que se resiste a envejecer. Lo del reality es patético, cañí y rancio a tope, pero es que lo del programita de viejas glorias te pone la epiglotis a hacer twerking mientras ella se contonea retando a la muerte con los tacones de su hija. Tu dale nena, que el día menos pensado te dejas la dentadura en directo.

Terelu Campos: La eterna "hija de". Fin.

La Comparsa de Sálvame: constantemente reciclada en diversos formatos, nos aburren todas sin excepción. No generan nuevos personajes y las historias son siempre más de lo mismo. Antes eran colaboradores, ahora personajes, y además quemados. Casi no queda ninguno al que su propia mierda no lo haya enterrado.


Y todavía alguien se pregunta como un personaje fresco y nuevo como Carlota, y digo personaje ( por que ya está al mismo nivel que el resto nada más empezar), termina cayendo mal tan rápido. Fácil. Da la sensación de que la están metiendo a calzador en todos los sitios, desplazando a gente que ya tiene el suyo, cada vez es menos natural y menos amable para el público. Supongo que habrá firmado otro contratazo y ahora tocará rentabilizarla a costa de la paciencia del público. Da la sensación de que va a morir de éxito.

Telecinco ya no es especialista en entretenimiento de mierda, es especialista en reciclaje y ropa vieja.