viernes, 4 de noviembre de 2016

POR UN BESO


La historia que les cuento hoy es triste. Ya me gustaría contarles siempre algo que les arranque una sonrisa pero hoy no es posible. Esta es la historia de dos chicas de 16 y 17 años que se han enamorado, se han dado un beso y por culpa de ese beso pueden terminar en la cárcel.

Las dos chicas estaban en el tejado de la casa de una de ellas cuando un familiar les fotografió besándose en secreto y después fue a la policía a denunciarles. Hoy las dos tienen que comparecer ante un juez en Marruecos, un país donde la homosexualidad está penada hasta con tres años de cárcel porque sigue considerandola un acto contra natura. En este momento me veo en la obligación moral de recordar a mis lectores que Marruecos es el mismo país donde es legal el matrimonio entre un hombre adulto y una niña. Un portavoz de Derechos Humanos ha iniciado una campaña para que las chicas no sean castigadas por el hecho de haberse enamorado. Nadie (que importe o mande) se ha posicionado en nuestro país sobre esta noticia que, probablemente hará felices a los de Hazte Oir. Y es una pena que nuestros agregados culturales o alguien de nuestro cuerpo diplomatico no haya puesto el grito en el cielo y haya elevado una queja ante las instituciones de ese país por esta barbaridad. Hoy dos chicas adolescentes pueden terminar en la cárcel por haberse dado un beso en la intimidad de su hogar cuando pensaban que nadie les veía....