viernes, 4 de noviembre de 2016

CRISTINA PEDROCHE, REINCIDENTE


Una cosa hay que admirar de CRISTINA PEDROCHE y es la perseverancia y lo que le resbalan las críticas, que es una cosa buenisima cuando uno es un personaje público. Y la tía, a la que le va la marcha ha decidido volver a presentar las campanadas y volver a hacerlo con un modelo explosivo. El caso es que después de lo que llevó el año pasado sólo podría sorprendernos si se comiese las uvas con unas pezoneras y un tanga de hilo dental. La noticia sorprende porque Pedroche acabó hasta la faja el año pasado de tanta crítica y parecía que era un momento que no se iba a volver a repetir.
Y como el año pasado, prepárense para desayunar el 1 de enero con el mismo debate de si es una mujer objeto, de si lo hace porque le da la gana y porque ella puede, que si Antena 3 explota la carne de sus presentadoras... vamos, un tostón.
Por mi parte las uvas las tomaré como siempre con Anne Igartiburu viendo la primera. Ya ven, soy un hombre de costumbres.