miércoles, 2 de septiembre de 2015

#YOSOYREFUGIADO : LA IMAGEN DE LA VERGÜENZA



Este niño de la foto está muerto. Ha fallecido junto a otros miembros de su familia cuando ellos (refugiados sirios) intentaban alcanzar aguas griegas desde Turquía. A veces hace falta una imagen así para remover conciencias. Saben ustedes que me pìenso mucho las imágenes que publico (la política de Blogger me lo recuerda, asímismo) pero esta vez me arriesgo.

Me arriesgo porque tengo el estómago revuelto y no entiendo la razón de que cosas así sucedan. Me repugna el hecho de criticar sin piedad a los inmigrantes. ¿No hay memoria de cuando no hace tantos años decenas de miles de españoles emigraban a centro Europa en busca de un futuro mejor? ¿Y si ese fuera el hijo de alguien que conocemos? ¿Nos afectaría más? ¿Nos pondríamos como fieras entonces y llamaríamos a los programas de televisión para que se hagan eco de nuestra desgracia?

No soy político, sólo soy una persona. Y ejerzo mi derecho al espanto, al horror y a la pena inmensa ante situaciones como esta. No sé que hay que hacer, pero esto no debe seguir pasando. Un niño de tres años ahogado y arrastrado hacia una orilla solo es la prueba de lo mal que lo estamos haciendo. No pretendo ser demagogo sobre el difícil tema de la inmigración, no dispongo de los datos, pero sí dispongo de corazón. Y mi corazón me dice que lo estamos haciendo mal. Rematadamente mal.