sábado, 12 de agosto de 2017

UN SELFIE REVELADOR



Se lo tengo dicho millones de veces. Por el amor de dios cuidado que los selfies los carga el diablo. Es verdad que para subir una foto a Instragram y parecer guapos tenemos que hacer casi un máster en Ciencias Audiovisuales, pero no nos pongamos extremos. Hoy les traigo a una rubia que lo único que quería contar al mundo es que se estaba poniendo mona para salir un sábado por la noche. La mujer se arregló, se hizo las planchas del pelo y se pegó una ducha antes de salir a darlo todo. Aunque en realidad, si se fijan bien, lo mismo ya se lo habá pasado pipa ella sola entre el champú y el acondicionador. En cualquier caso, viva el amor propio. 

1 comentario:

Roser Valo dijo...

jajaja! mal no lo tuvo que pasar en la ducha. Es rubia, pero no tonta