lunes, 23 de enero de 2017

DESCANSA EN PAZ, BIMBA


Te conocí hace 20 años cuando viniste a la redacción del periódico donde yo escribía para traerme unos discos de música dance alternativa de una discográfica underground donde tú trabajabas. Desde el primer momento fuiste encantadora y me contagiaste la energía con la que me contabas cuanto confiabas en aquella música. Muchos años después volvimos a coincidir trabajando los dos ayudando a unos niños maravillosos como embajadores de Kiehl's. Y seguías siendo igual de guapa, de lista, de interesante y de todo. Se te va a echar de menos muchísimo y dejas un legado de elegancia, de talento y de distinción como pocas. Descansa en paz.