sábado, 31 de diciembre de 2016

CINE: LA MEJOR PELÍCULA (Y LA PEOR) DEL 2016

Ya casi estamos despidiendo el año y hoy vengo a responder a una pregunta que me hacen mucho por redes. ¿Cual es la peli que más me ha gustado este año? ¿Y la que menos? Pues prepárense que allá vamos.

LA MEJOR DEL 2016
ELLE de Paul Verhoeven
ELLE es un estudio de la maldad humana. Así de claro. Una película que continúa cuando se sale del cine por lo difícil que es ponerse en la situación de la protagonista al enfrentarse a una violación que sufre en su casa. El escándalo ha acompañado a este pali en varios países por lo ambiguo de su postura. Pero lo que queda claro por encima de todo es que el guión y la dirección son absolutamente magistrales y lo de Isabelle Huppert es que ya es de otro mundo. Una interpretación simplemente perfecta en uno de los personajes más tremendos (y mira que los tiene) de toda su carrera. ELLE es buen cine porque genera conversaciones y plantea otro punto de vista (escabroso) sobre cómo reacciona la víctima de un horrendo crimen. Hay que avisar que no es una película fácil ni para todos los públicos. Hay una capa detrás de otra y las revelaciones cada vez son peores, pero si ustedes buscan un fiel reflejo de lo enferma que está a veces esta sociedad, no van a encontrar nada mejor. Verhoeven, además, consigue hacerlo todo tan creíble, que sin serlo, podría usted estad viendo la mejor película de terror del año.

LO PEOR DEL 2016
THE NEON DEMON de Nicolas Winding Refn

Ni ha tenido tantos abuscheos como se dice, ni tiene tantos haters. Era una de las pelis que más esperaba del año y poco hay que decir. Es una película mala, si hablamos de lenguaje cinematográfico. Y un insulto compararla con Dario Argento (poner luces rojas y azules en el mismo plano NO te convierto en Argento). Un guión pobre, escueto y pésimamente redactado que basa su golpe de efecto en "una escena" que se supone que debe ser escandalosa y no lo es, ni en violencia, ni en gore ni en nada. El director ha intentado sacarse de la manga una nueva versión (porque esto, menos original, es de todo) de Caperucita Roja sustituyendo al lobo por top models. Sí, en pantalla se refleja tan mal como suena. THE NEON DEMON es mal cine y ni siquiera llega a buen videoclip. Y es que esas "maravillosas referencias estéticas" son un plagio detrás de otro, desde la secuencia que abre la peli (una copia realmente mala de la imaginería del fotógrafo Erwin Olaf) a las escenas de "moda" de nuevo robando material de artistas como Steven Meisel o Mario Testino. Nada es nuevo y casi todo es robado. Por eso es una mala película y el único vampiro es aquí el director que chupa el trabajo de otros artistas con las esperanza de que, con mucho glitter, no nos demos cuenta del truño de película que ha hecho y que solo impresionará a gente sin cultura visual y fans de Instagram. A evitar.