lunes, 26 de septiembre de 2016

LOS ODIADORES


 
Debido al éxito de HATER HATER de la gran ANTONIA SAN JUAN,  hoy les vengo con un artículo que, la verdad, tenía ganas de escribirles. Les vengo a hablar de LOS ODIADORES (haters en fino). ¿No conocen a alguien que ha aprovechado las redes sociales para ponerles a caer de un burro? ¿No han oído hablar de gente que se refugia en el anonimato de un nick para armarla? ¿Ese tipo de personas que cuando alguien es famoso, como Jorge Javier Vázquez se amparan en Internet para poner una foto complicada para el presentador? Hoy vamos a hablar de ese tipo de personas. Y lo hacemos por puntos.

-EL FRACASO: Para empezar hay que partir de una base firme: los haters son la cara del fracaso. Imagínense alguien que tiene un blog y sólo lo leen cuatro amigas. Alguien que quiere tener los CIENTOS DE MILES DE VISITAS mensuales de otros blogs y no lo consigue, probablemente por lo más básico: la falta de talento y la falta de empatía con los lectores. Imagínense también a alguien que publica un libro y sólo le lo compran sus cuatro amigas y les gustaría tener las ventas de otros autores como Maxim Huerta o Boris Izaguirre, por ejemplo. La triste realidad es esta: escribir un blog es complicado, requiere mucho esfuerzo y si sólo te leen cuatro es quizá porque no interesa lo que cuentas. Y lo mismo para el libro. Si nadie se ha ido a una tienda a comprarlo es quizá porque el boca oreja dice que tu libro es un coñazo como una catedral. Les doy mi palabra de honor de que para trabajar con las mejores productoras, para conseguir cientos de miles de lectores al mes, o para escribir libros tan maravillosos como los de, por ejemplo, Maxim, hace falta una cosa: TALENTO. Y esto es algo de lo que carecen LOS ODIADORES

-ZORRAS DE LA ATENCIÓN (o attention whores en inglés moderno). Es tremendamente fácil. Conozco a alguien que hace poco hizo una prueba. Decidió reportar una ilegalidad de un hater y…¡voilá! Durante medio día el hater y su corte se dedicaron en las redes sociales a ponerle verde. Incluso se llegó a publicar un extenso artículo del incidente, es decir… PUBLICIDAD GRATIS EN REDES. No hace falta más que darles una miguita para manipularles y tenerles justo en el lugar en el que se quiere. Recuerden, los ODIADORES NO SON INTELIGENTES y son fácilmente manipulables. Esa tontuna, probablemente, es la que les lleva a no sobresalir en nada que hagan ¿No les parece lógico? Todo esto partiendo de la base del genial comentario de RISTO MEJIDE (alguien con miles de haters del que hay mucho que aprender) “Si no molestas a nadie no has dicho nada importante”.

-HAY QUE CUIDARLOS. Precisamente esa es la razón de darles “esa miguita”d e cuando en cuando. Hay que remover el gallinero para que la cosa fluya. No les subestimen en absoluto. Los haters son absolutamente necesarios para crecer en popularidad. Nada más contagioso que un cacareo a tiempo. Son las nuevas marujas (dicho esto con respeto) y los nuevos locutores de “Radio Patio”. Ahora la cosa se mueve en las redes sociales. ¿Hubiera tenido la misma repercusión aquella entrevista donde Madonna llamaba “reductive” a Lady Gaga que si no lo hubiera hecho? Con esa entrevista Madonna sabía que se ganaba el odio de los Little monsters…. Y una publicidad gratuita impagable. Y recuerden, nadie como Madonna para remover un asunto a su antojo. ¿Es mala Madonna por hacer esto? Miren no, es más lista que el hambre y de paso tiene derecho a pensar que Lady Gaga sea “reductive” o lo que le dé la gana.

-DO IT YOURSELF: En mayor o menor medida, todo el mundo tiene haters. Teniendo en cuenta el hecho de que personas absolutamente anónimas tienen Facebooks con 5.000 amigos, pues ya me dirán. No tengan miedo del hater: regálenle un megáfono por Navidad. Y si las cosas pasan a mayores, que sepan ustedes que disponen de diferentes procedimientos legales para parar la cosa, si han tenido la mala suerte de caer con un hater al que se les va de las manos.

Sean siempre generosos y recuerden que el hater es alguien con poca vida y mucho tiempo. Si conocen a alguien que encaja en la descripción fíjense bien y háganse estas preguntas: 

¿Tienen éxito en sus trabajos?
¿Destacan como líderes?
¿Ganan mucho dinero?
¿Son líderes de opinión?
¿Trabajan con lo mejor de su correspondiente sector?
¿La gente se mata por estar con ellos y conocer su opinión?

Ahí tienen la respuesta. Ustedes saben perfectamente la respuesta a estas preguntas. Siéntense y observen. Y no pierdan la sonrisa, que esto, al final da un risa tremenda. Más para unos que para otros, pero risa.

Por supuesto este artículo va dedicado de corazón a mis haters (que yo también tengo), a los que adoro más de lo que ellos creen.  Gracias por la atención.