jueves, 5 de mayo de 2016

EL TATUAJE DE CRISTINA PEDROCHE

Es la chica de moda, con todo lo bueno y todo lo malo que eso conlleva. Por eso la mujer tiene que aguantar que le estén llamando de todo menos "Paris Hilton" por culpa de un tatuaje. La chica está tan enamorada de su marido (alguien que cae bastante peor que ella) que ha decidido tatuarse su cara en el antebrazo. Y las redes han opinado. La mayoría de los comentarios son negativos, para qué nos vamos a engañar. Y aquí estoy absolutamente en desacuerdo. No se hace mal a nadie por un tatuaje. Les puede parecer choni o una macarrada, de acuerdo, pero estas cosas de convertir el menor detalle de la vida de alguien en asunto de importancia nacional no tiene sentido. Entristece ver que el mismo día que se embargan las cuentas del PP en Valencia, en Twitter se habla más de este tatuaje. En fin...