sábado, 23 de enero de 2016

MÓNICA NARANJO: PERDIDA (LA CRÍTICA)


Esta vez sí, ustedes me lo han pedido y yo les hago el análisis. Parece que los fans de MÓNICA NARANJO se han medio reconciliado conmigo y aunque no han terminado de guardar la motosierra, parece que escuchan con atención lo que les cuento e incluso me mandan mensajes educadísimos pidiendo mi opinión sobre los adelantos de LUBNA. Y PERDIDA, su nuevo single se merece un post en condiciones. Sigan leyendo....

PERDIDA es, sin duda, lo más parecido a los deseos de sus fans que la cantante va a publicar. Excesiva, brutal, otro salto al vacío pero bien medido, no se crean. Vuelven los coros, vuelven las orquestaciones hiperbólicas... pero hay algo que ha cambiado. Para empezar, es una apuesta pop y eso se agradece una barbaridad. Es una canción con estructura definida por lo cual va a llegar a su audiencia de una manera infinítamente más fácil que JAMÁS. Ella, de nuevo, en plena forma vocal y (sorpresa) con un arreglo de coros sorprendentemente parecido (armónicamente) a trocitos de "Desátame" y "Sobreviviré", dos hits mastodónticos que han definido su carrera. 

¿Hubiera sido un perfecto primer single? Pues miren sí. Definitivamente sí. Porque el universo Naranjo pocas veces ha estado tan bien concentrado en pocos minutos. Tenemos una interpretación desgarradora pero sin excesos, un drama en toda regla donde ella sufre como solo ella sabe, unos arreglos vocales absolutamente perfectos, ese puente de TEARS AND DRAMA, esas armonías que ella se hace a sí misma y lo mejor de todo, esta canción TIENE UN REMIX. Y un remix de esos de marcar un antes y un después. Créanme que sé de lo que hablo. Y si ella se decide a hacerlo en condiciones, sus cabezas podrían reventar de la emoción. PERDIDA pide a gritos que la lleven a la pista de baile. Ustedes y yo sabemos que ella necesita comercialmente volver a sonar en discotecas porque ahí hay un público que la idolatra de una manera pasmosa.

Pueden ustedes sacar el champagne porque en este tema (sólo en este) MÓNICA NARANJO se entrega como una perra a su público y pocas hay tan expertas en el asunto como ella. Prepárense a repetir esta frase  : "Y rodaré de bar en bar por las esquinas de aquel lugar" porque es el nuevo "Voy llorando en un taxi no importa la dirección".

Al tiempo....