miércoles, 9 de septiembre de 2015

CRÍTICA DE TELEVISIÓN: CÁMBIAME PREMIUM (CRÓNICA DE UN DESASTRE ANUNCIADO)



La hostia (como diría Rita Barbera, musa inesperada de este blog) que anoche se pegaron los de CÁMBIAME PREMIUM ha sido de espanto. No consiguieron ni siquiera ser segunda opción y se tuvieron que conformar con un tercer puesto nada brillante. El estreno de "Olmos y Robles" les duplicó en espectadores y una película de Mario Casas que hemos visto 20 veces se los llevó por delante también. ¿Qué ha pasado para que el asunto haga aguas por todos lados y los espectadores hayan huído en masa?

De la misma manera que CÁMBIAME es un formato alucinante que ha pillado a la audiencia desde el primer día gracias a un casting magistral (esto es así), esa misma audiencia ha huido como alma que lleva el diablo en la segunda edición del PREMIUM con una bajada de más de 7 puntos. Algo inaudito para un estrenazo de Mediaset con su cara más popular al frente del asunto. Yo les intento contar que puede haber pasado.

-Los dineritos: Cuando Telecinco echa la casa por la ventana, la cosa suele funcionar. Cuando ahorran, pues no. "Pasaporte a la Isla" es el último ejemplo de ello. Aquí tenemos un plató sospechosamente parecido al de HAY UNA COSA QUE TE QUIERO DECIR e invitados low cost. Ya, en el primer programa cuando vemos que "las celebrities" que van a cambiar de estilo son Fortu y Makoke ya sabemos que la cadena no invierte lo suficiente, ¿Y el pianista de Parada de ayer? Pues más de lo mismo. O traen a Agustín Pantoja y lo transforman en un Locomía o esto no engancha.

-¿SORPRESA SORPRESA? Eso es lo que se ha preguntado mucha gente. Un formato agotado hace años que no cuela por mucho que le cambies el nombre. Ese volver a los pueblos de España es más propio de TVE y ya sabemos cómo le ha ido con estas cosas. Y lo de las pedidas de mano es de un sopor televisivo que alarma.

-La falta de ritmo es acojonante. Incluso para los sorprendidos. El día del estreno regalaron un coche a una señora que se mostró tan sorprendida como si su vecina se hubiese ofrecido a bajarle la basura. Es decir, cero. Y esto es que algo falla en las tripas del programa. Es el mecanismo el que está fatal engrasado.

-Duelo de egos: Cristina y Jorge Javier en el mismo programa es un miscasting del tamaño del culo de Kim Kardashian. Cristina pidiendo que le cerraran el micro (es broma claro) a Jorge Javier en el primer programa. ¿Perdona? Esos dos egos no caben en el mismo plató. Maravillosos por separado, terribles juntos.

-Pelayo y Natalia NO FUNCIONAN EN DIRECTO. Esto no es malo necesariamente. Es simplemente que no es un formato que les funcione. En el diario están de 10. Aquí ni aprueban. Y... ¿Soy yo o la incomodidad entre Jorge Javier y Pelayo traspasa la pantalla? Si no hay mal rollo, de nuevo, algo falla de manera alarmante.

-¿El ex novio de Marta Sanchez en medio de una sorpresa en directo mirando el móvil y arreglándose el modelito? ¿Nadie le avisó de que estaban en directo a pantalla completa? ¿La trama del casting de floristas? ¿Hola? ¿En serio esto le interesaba a alguien? ¿Tantos minutos de tele dedicados a...NADA?

Y del final no les puedo hablar porque me quedé dormido. No quiero terminar esta crítica sin contar que ELI MARTÍN, una de las embajadoras es un grandísimo descubrimiento y con el tiempo podría ser un clon femenino de Jorge Javier. Es rápida, dicharachera y tiene una pizca de mala hostia impresionante. Y ella si es una buena pareja para el presentador. Para terminar, les dejo los datos de ayer y ya ustedes me cuentan su opinión:

- ‘Olmos y Robles’ 3.309.000 espectadores (Tve 1)
- Cine: ‘Tengo ganas de ti’: 1.869.000 espectadores (Antena 3)
- ‘Cámbiame Premium’: 1.434.000 espectadores (Telecinco)