domingo, 27 de septiembre de 2015

CRÍTICA DE CINE: EL DESCONOCIDO (2015)



Este fin de semana he visto EL DESCONOCIDO. Les adelanto que nunca le he pillado el punto a Luis Tosar y que soy muy fan de Javier Gutiérrez. Y he salido del cine con la moral revuelta y los gustos cambiados. Sigan leyendo que les cuento todo lo que quieran saber...y sin spoilers.

Por encima de todas las cosas, EL DESCONOCIDO es una película que hacía falta. Tanta historia de la guerra civil, tanto "Cuéntame" y parece que nunca hemos tenido la capacidad para contar lo que somos y lo que nos pasa hoy. Somos lentísimos a la hora de trasladar (cinematográficamente hablando) nuestra actualidad a la pantalla. Hasta ahora. Porque EL DESCONOCIDO narra un drama de héroes malvados y villanos que buscan la redención a través de un martirio 2.0. que cualquier día de estos leemos en portada de un periódico.

Ni cinco minutos hay que esperar para que la película arranque, lo cual se agradece una barbaridad. Aquí no hay precalentamiento ni nada que se le parezca. Y menos mal. Dani de la Torre (un señor al que voy a seguir la pista desde ahora) es consciente de la historia que tiene entre manos y tiene clarísimo cómo debe ser contada. Más eficaz no se puede ser. Lo han visto ustedes en el trailer; el director de una sucursal de banco lleva a sus hijos al colegio y una llamada telefónica le advierte de que si alguien mueve el culo del asiento, el coche reventará con ellos dentro. No hay que ser demasiado listo para adivinar qué clase de persona desearía hacer saltar por los aires al director de un banco (hagan cola, por favor). Esto es una "concept movie" como "Phone Booth" o "Speed" con mucha menos pasta y bastante más alma.

Hasta el último tercio de la película, todo es brillante, rápido, azul, frio. El pero de EL DESCONOCIDO es eso, el desconocido cuando aparece y se muestra de carne y hueso. Y quién lo iba a decir. El desconocido es brillante, pero o le falta metraje o los guionistas han decidido que lo querían bidimensional porque, total, el espectador iba a empatizar inmediatamente con este loco que, al final, eleva a realidad un deseo colectivo incrustado en nuestras mentes. El desconocido en cuestión se queda en alguién que comprendemos, pero al que no sufrimos, a pesar de las barbaridades que le hace a Tosar (estupendo) a lo largo de toda la película. Mención especial (que no se me olvide) para los jóvenes actores que interpretan a los hijos de Tosar. Impecables, perfectos y ajustados en todo momento a diferencia de Gutiérrez (soy fan) que parece que tiene prisa por ser malísimo y aparece desdibujado y desbaratado. Punto extra para unos diálogos CREÍBLES (esa gran carencia en nuestro cine) que se van a entender igual de bien en Matalascañas que en Utah.

¿La magia del cine? En plena forma, ¿O cómo me explican ustedes que toda la película uno desea que el malo se salve y el bueno se muera? Ahí lo llevan.

Resumiendo: EL DESCONOCIDO (a pesar de ese tramo final desinflado) entretiene, se disfruta y emociona por momentos. Una de esas raras películas que es española y parece española, en el mejor de los sentidos. Y además, da para charlar tras la proyección. No se me quejen o les pongo en bucle la última de Médem y ya si eso me cuentan.