miércoles, 27 de mayo de 2015

ALUCINANTE: MÁS DE 100 ORGASMOS AL DÍA

Les vengo a presentar una noticia que no por escandalosa es menos verídica. Existe una mujer en el planeta que no sólo es el modelo a seguir, sino que le tengo una envidia que me está consumiendo. Ella, a pesar del don que los dioses le han dado, continúa siendo una muchacha normal e intenta llevar una vida discreta y que la cosa no se le note. Y es harto difícil, porque esta mujer de la que les hablo… se corre viva unas 200 veces al día.



Han leído ustedes bien. La noticia la he leído en la edición online de News of the world y estoy extasiado. Resulta que Sarah padece una enfermedad que se llama Permanent Sexual Arousal Syndrome. Vamos, que la da una ráfaga de aire y se pone allí mismo a orgasmar como las locas. Con el aire y con cualquier cosa. Imagínense ustedes a Sarah en el metro en hora punta. Piensen en ella en el gimnasio, en la cola del súper, en el cine viendo “Instinto Básico” o en un atasco de carretera, que cada vez que alguien le toca el claxon, nuestra Sarah se pone que le da un telele del excitamiento uterino. 

El periodista que la entrevistó dijo que tuvo 5 orgasmos en el transcurso de una entrevista de 40 minutos. Para mí, lo más grande hasta ahora eran las cerdas (animales, me refiero) que pueden tener orgasmos de media hora. Pero Sarah ha venido para cambiar para siempre el significado de la palabra “multiorgásmica”. Sarah es la leche, y perdonen por la broma fácil.
Les prometo que no me estoy inventando la noticia y les traduzco a continuación algunas declaraciones (literales) de mi nuevo ídolo:

“Los hombres no se esfuerzan conmigo…como me corro tan fácil”
“Mi novio está alucinado”
“Me encantaría tener una vida normal”
“La mayoría de los días tengo unos 150 orgasmos”
“No se imaginan lo que es ir a la depiladora”
“Si bebo tengo más orgasmos”

María Lapiedra, si me estás leyendo…échale huevos y supera esto.

El link completo de la noticia en:
http://www.newsoftheworld.co.uk/news/article5651.ece

Ya sé que la noticia es antigua, pero yo sigo impresionado...