miércoles, 8 de enero de 2020

REVISTA HOLA: ESPECIAL "UNA MUJER SIN BIGOTE"



Estamos de luto. Hasta mi kiosquera, que ha descubierto los auriculares bluetooth y te vende periódicos al mismo tiempo que escucha discursos de Pablo Iglesias, es consciente de que hemos empezado el año con la peor noticia posible. EL AMOR HA MUERTO. Ya, ya sé que el titular es muy salvaje, pero esto es así. María Teresa somos todos los que hemos creído en los unicornios y en las maxi faldas estampadas, en los señores teñidos y en las camisetas pintadas a mano, en definitiva, en EL AMOR.

Por eso esta semana, y como prueba del enorme luto moral que llevo encima con este tema (no se imaginen cómo tengo la casa de kleenex), sólo se va a comentar la exclusiva de María Teresa porque cualquier noticia palidece al lado de esto. ¿Qué nos importa si una multimillonaria ha puesto una oveja disecada junto a la chimenea? Nada. ¿Qué nos importa si Queen Letizia ha abandonado el flequillo y se ha pasado al moño? Nada. No hay nada en el mundo que nos quite el moquillo de llorar ante este desastre que les voy a comentar en dos partes.

Así que, miremos al cielo esperando clemencia, cojámonos de las manos y vamos al lío.

Pasen y lean.

María Teresa Campos y Bigote Arrocet no han roto. De eso nada. Él le ha dejado a ella. Y ella ha decidido, porque a ella a generosa no le gana ni el Papa que pega manotazos a señoras chinas nadie, que va a compartir su dolor con España entera con la esperanza de que entre todos hagamos una especie de coaching cósmico sobre cómo sobrevivir al desamor.  Para empezar, da igual si has llorado como una perra o te has bebido hasta el agua de los floreros, pero pase lo que pase, que el desamor y el abandono te pille bien vestida y pintada como un coche. Por eso vamos a hablar de…

LOS ESTILISMOS
El dolor también necesita ser vestido amigas. Porque vamos a ver, imagínate que tu marido te ha dejado por una 150 años más joven y sale usted a la calle en minifalda, tacones y cardada como Madonna en los 90. La gente pensará que se ha vuelto loca en el bingo, pero no que ha sido abandonada. Mari Tere sabe esto y se ha vestido así:

-Primer estilismo: Es el de la portada y es un poco “Rebeca de Manderley meets Bimba y Lola”. De negro riguroso pero con el pecho lleno de lentenjuela coloreada para mandarnos el mensaje de que está chunga pero en su corazón todavía hay fuegos artificiales. Un modelo, por cierto, perfecto para un funeral en Marbella.
-Segundo estilismo:  Chaqueta con maxi estampado floral pero en tonos claros, que ella está desecha y no es cuestión de parecer Rosa Benito. Lo completa con pantalón y botín blanco, lo que le da un aire a cualquier abuela de cheerleader que se precie.

-Tercer estilismo: La prueba de que Mari Tere está destrozada es que repite pantalón y botín pero esta vez se ha puesto a posar en la puerta de su casa con una chaqueta color salmón que es un color que usa mucho la gente rica en cortinas y que siempre queda mal con todo.

-Cuarto estilismo: Toda de negro pero ojo a las transparencias, que esto es un mensaje que quiere decir que sí, que me han dejado rota y que me he peinado con tanta loca para tirarme de los pelos y que no se note, pero ojo, que me vuelvo loca, me voy a un hogar del jubilado y me como lo que se me ponga por delante y te enteras, Edmundo. Tal cual.

Y ahora vamos a lo más duro: ESTO ES LO QUE HA PASADO

-Bigote he dejado a María Teresa por whatsapp. Hay gente que se ha sorprendido. Yo no. De un señor que se tiñe en el tono “Orgasmo Caoba” y que pinta camisetas con acuarelas yo me espero eso y más.

-El último whatsapp de Bigote dice “No soporto que me humilles más”. Yo creo que Bigote aquí se refiere al dúo que grabaron juntos, la verdad. No encuentro una cosa más humillante que esa. Si tienen ganas de amargarle la vida a alguien busquen la canción y envíenla a sus doscientas enemigas íntimas.

-Mari Tere no se podía creer que le dejaran por whatsapp, le contestó eso de “a mi esto me lo dices a la cara hijueputa” y se plantó en la estación del AVE a esperar que Bigote saliera. Bigote no salió y yo estoy con el llanto incontrolable imaginándome a Mari Tere allí, 14 horas de pie esperando una explicación que nunca llegaría vestida de incógnito pero perfectamente cardada.

-A pesar de que le pone como un trapo toda la exclusiva, en la página 59, ella dice “Siempre voy a hablar bien de él”. Pues menos mal, cariño, porque llegas a hablar mal y tu hija Carmen se compra una metralleta y tenemos un disgusto.

-Mari Tere dice que ella nunca ha pensado que Bigote le era infiel. Esto demuestra que la capacidad para la fantasía de Mari Tere es mayor que la de Pérez Galdós y J. K. Rowling juntos.

-También dice que ha llorado mogollón, que no puede entender que le haya hecho esto y que los hijos de él le quieren mucho a ella y a sus hijas. Esta es la primera vez que me he reído en toda la entrevista pensando en los cariñosos mensajes que Carmen Borrego le debe estar enviando a Bigote. Cariñosísimos.

-Mari Tere está hasta el flequillo de todo  quiere vender la casa pero sobre todo quiere qu Bigote se lleve lo antes posible toda su ropa. Teniendo en cuenta cómo viste Bigote (que parece que se ha caído por las escaleras de un Bershka y se ha ido agarrando a prendas), aquí estamos a full con ella.

-Mari Tere, más entera que nunca calara que los mareos que tiene ahora “son de las cervicales” y no del disgusto. También dice que ve muy bien a Terelu. Con dos cojones.

-Y termina la entrevista diciendo que “Las Campos” nunca fue un reality y que ellas han hecho exactamente lo mismo que las Kardashian. Sí, pueden ustedes atizarse otro whisky que yo lo he hecho.

Hasta aquí la tragedia.

Pero tengo algo bueno que contarles.

La semana que viene, mi nueva novela ESTO TE PASA POR INFLUENCER, ya estará en la calle (sale el día 16) y yo estoy nervioso perdido por saber si les gusta o no. También les recuerdo que si les gusta esta columna es probable que el libro les vuelva más locas de lo que están. Les dejo el link de la pre venta en Amazon porque ustedes son modernas perdidas y Amazon es su templo.








No hay comentarios: