lunes, 16 de enero de 2017

UNA TAROTISTA MUY PELIGROSA


PEPITA VILALLONGA, una de las tarotistas más famosas de la televisón es una pésima profesional. Porque si sus poderes de videncia fuese reales, lo mismo habría emigrado a Wisconsin para que no le pillasen por una cosa tan desagradable. Y es que una anciana de casi 80 años le ha denunciado por estafa. La policía le ha detenido junto con cuatro presuntos cómplices por comerle la bola a la señora y practicarle rituales que no servían absolutamente para nada. La pobre señora se gastó casi 300.000 euros para que le arreglaran la vida y al ver que nada mejoraba, decidió poner el asunto en manos de la Policía que ha actuado de inmediato. Lo triste del asunto es que haya gente así de cruel aprovechándose de las desgracias ajenas. Si alguno de ustedes está pensando en llamar a un tarot televisivo... por favor, gástense el dinero en alguien que les pueda ayudar, pero de verdad.