lunes, 5 de diciembre de 2016

BELÉN ESTEBAN: LA IDIOTEZ QUE NO CESA


Desde luego, la chica es fascinante, aunque sea por todos los motivos equivocados. Y bien saben ustedes que este blog nunca suele tomar partido en trifulcas. Igualmente saben que pienso que algo debe tener Belén Esteban para mantener ese nivel de popularidad durante tantos años con tan poco. Quizá es que a España le fascine observar un choque de trenes y Belén es eso, el tren que descarrila cada cierto tiempo.

Lo que Belén no ha aprendido es a estar callada cuando más le conviene. Y les digo esto porque la tía ha tenido los huevos de contestar a los productores de MÁS QUE BAILE cuando dijeron que les parecía una vergüenza que ganara el concurso y por eso crearon un premio del jurado para hacer justicia con otra concursante que sí bailaba y sí se esforzó. La Esteban, musa de la parálisis intelectual de este país les ha contestado con lo siguiente:

“El premio es mío y lo gané yo por el público. Ellos darían otro premio a quien quisieran, pero yo lo gané por el público, ¿vale? No he escuchado nada y es la primera noticia que tengo pero el premio lo gané yo gracias al público. Ellos darían otro premio a quién fuese pero yo gané gracias al público aunque bailase mal”. 

Quédense con la última frase "Yo gané aunque bailase mal". Y ese es el problema. Podría haber dicho que ella agradece enormemente el cariño del público y que es consciente de que no debía haber ganado porque su compañera había trabajado mucho más que ella. Pero no "aunque baile mal el premio es mío". Es un poco como Gollum con el anillo. Solo le falta agarrarse al premio en el plató de Sálvame mientras grita "mi tesorooooo" en la cara de Paz Padilla.