martes, 15 de noviembre de 2016

TAMARA FALCÓ, PREMIO AL ICONO NACIONAL DE LA MODA (NO, NO ES BROMA)


El titular parece un chiste propio de una película como Zoolander ¿verdad? Pero no es coña. TAMARA PREYLER, que es como se llama en este blog a esta chica que:

-Quiere ser monja (y ha hecho un reality muy cutre para contarlo)
-Se olvida de ponerle gasolina al coche
-Estampa el coche anteriormente mencionado contra una cafetería
-Tiene un blog en HOLA que es un poema

Resulta que esta chica ha ganado el premio ICONO NACIONAL DE LA MODA en los premios que otorga la revista Marie Claire. Conviene recordar que como ser humano Tamara es excepcional. Excepcionales son las barbaridades que salen por su boca  (“yo pensé que la crisis era solo en África”) y también es excepcional el hecho de que no parece existir materialmente si no hay un photocall con una marca detrás que patrocine sus balbuceos. Y sin embargo, ahí la tienen. Todo un icono nacional de la moda. Lo divertido es que el icono internacional se lo han dado a JOHN MALCOVICH y va a ser maravilloso explicarle quién es la mujer que está a su mismo nivel. Quizá por cosas como esta, la moda en España es motivo de chiste en muchos pasillos y quizá por cosas como esta la prensa especializada en España goce de poco prestigio. Una revista puede dar premios a quién le dé la gana, faltaría más, sobre todo cuando viven de los anunciantes. Pero si un medio quiere tener un mínimo de credibilidad, sus premiados deberíen estar a la altura. Quizá siguiendo este mismo criterio, el año que viene se lo dan a Rocío Carrasco, que al menos tuvo una trayectoria imparable como modelo. En Carrefours, es verdad, pero como modelo. 

Me despido con una cita que en realidad desmonta el mito y quizá sea que Tamara sea la que más se ría de todo esto. En unas declaraciones a El Periódico dijo que la moda se la tomaba en serio hasta cierto punto y luego comentó en Lecturas que “Si me quedo para vestir santos, los vestiré de Lacroix”. Desde luego, humor no le falta.

2 comentarios:

Reme Ballesteros dijo...

El premio es inmerecido por parte de la revista pero ella me cae bien, justamente por eso, por las tonterías que dice de forma tan espontánea, ja ja ja



Saludos

Anónimo dijo...

Pues si, la chica no será un premio Nobel, pero dentro del mundo en el que se mueve sorprende encontrar a alguien que se muestre tan espontáneo y vulnerable como ella. Por éso cae bien.
Y ya puestos, ole sus narices por ir a recoger el premio sabiendo la que le iba a caer por haber cogido un poco de peso!