viernes, 19 de agosto de 2016

LAS CAMPOS: LA GRAN ARCADA


Para que las cosas queden claras: LAS CAMPOS es mala televisión. Pésima a más no poder. Y lo más sorprendente es que los genios televisivos que están detrás de SÁLVAME (buena televisión, digan lo que digan) están detrás de esta boutade incomprensible a no ser que sea usted una señora millonaria pasada de botox y vestida de animal print. 

La noche empezó mal. ¿Un debate? Mala señal. Cuando Telecinco, la cadena reina en saber vender lo invendible arropa un estreno con tanta paja... malo. ¿Y que me dicen de la mitad de la prensa televisiva hablando de la maravilla de programa que ibamos a ver? Pues ya saben, apunten la mitad de esos nombres y cuando lean sus críticas... ya saben el rigor y la ética que se gastan. El lameculismo elevado a la enésima potencia. 

Y entonces empezó LAS CAMPOS. Un programa que no es lo que se ha vendido ni por asomo. Si esto es un personality show yo soy Sharon Stone. Un programa que habla de que Terelu se siente gorda (yo no la veo gorda, lo siento), de que Terelu odia la verdura, de que a Terelu le gusta un gintonic, de que Terelu se viste como una adolescente marbellí en los 80 y de su madre que aparece al fondo en plan convidada de piedra sin tapa de Thermomix para decir que quiere mucho a Terelu. Guau. Ya ven el nivel de sorpresa, de  novedad y de vanguardia televisiva. De órdago. Y ya si lo terminamos abruptamente en medio de una comida con invitados de un casting que no tiene ni pies ni cabeza, ni les cuento. De la realización y la edición no vamos a hablar porque sencillamente no existe.

Volvemos a plató. Mila Ximénez se muere por decir que está espantada del mojón de programa y que preferiría no haber sido invitada. El resto, una colección de palmeros con más o menos acierto intentando salvar los muebles. En medio de ello, Carlota Corredera (una gran profesional) presentando lo impresentable dando paso a plató a las dos estrellas. Terelu (guapa de blanco) encantada de hablar dos horas de ella misma junto a su madre, con una cara que es un poema y que sólo se desencaja cuando intenta reventar al periodista Antonio Rossi que abandona el tono lameculos del programa. Porque María Teresa Campos, que lo sabe todo de tele, sabe perfectamente que nos acaba de tomar el pelo.

De traca.

Que no se me olvide: Mención especial para la asistenta que se olvida de la tortilla, el cameo de Bigote Arrocet (yo vivo aquí) y la amiga toxinobotulímica de MariTere.

13 comentarios:

Lola Ariza dijo...

No creo que pueda haber mejor resumen

Anónimo dijo...

Qmas se puede esperar de Mediaset???!!!!!.......

Alicia Mendizabal dijo...

Tus comentarios son muchísimo mejor que el programa!!!!

Anónimo dijo...

Lo has clavado!

Mariaje dijo...

Pero ninguno nos lo hemos perdido........

Unknown dijo...

No lo vi pero tampoco me arrepiento. En su lugar me fui a darme un bañito viendo el atardecer en el puerto de Valdemossa.

CARMEN GONZALEZ dijo...

Jajajajajjaja que bueno eres, y si así es...

Juan Fran Adán dijo...

Yo si que asco, borre del mando el número 5, hay documentales mejores que esta patraña y eso que dicen que están en quiebra, juad

miguel dijo...

Buenisimo mejor imposible este relato del bodrio Campos y sin conentarios la llamada de esta tarde de M.Teresa. .para intetnarla.

Ensenyat dijo...

������ yo tampoco lo vi pero en Pollença a esa hora el baño tendria que haber sido a tientas pprqie estaba oscuro oscuro!!!! La demana que viene me subo! ��

penelope dijo...

Jajaja me meo de la risa abel contigo...ke cierto es todo..y todavia keda otro??

Unknown dijo...

El programa una verdadera mierda. Sólo se vio como desayunaban, almorzaron, merendando y cenaban. Repetitivo ya que Terelu ha hablado de sus kilos en Sálvame y Sálvame De Luxe y seguro que sus compañeros piensan lo mismo.....pero nadie abre la boca....todo es peloteo y engaño al público

Anónimo dijo...

Genial tu comentario, tu si que eres un artista de la crítica. En su justa medida, lo siento por las campos pero es que es así