martes, 15 de septiembre de 2015

OPINIÓN: MARIANO RAJOY Y "LA BODA DE MI MEJOR AMIGO"

 photo 810b3f11-975b-496c-86eb-5c37ba512b8a_zpsgdbgizrx.jpg



Mariano Rajoy no debería asistir a la boda de Javier Maroto. Así de sencillo. Así de claro. Pero antes de que algunos de ustedes se pongan hechos unos fieras, me gustaría explicarles el razonamiento de este post. Gracias a todos los que sigan leyendo a partir de este punto.

Que Mariano Rajoy tiene derecho a cambiar de opinión, a evolucionar e incluso a “cambiarse de chaqueta por motivos electorales” es algo que nadie, y menos yo, vamos a discutir. Pero a un Presidente del Gobierno, al menos, se le debe pedir coherencia. Ya saben eso de “la mujer del César no sólo debe ser honrada, además debe parecerlo”. Y Mariano Rajoy es el jefe de un partido que, les guste o no, ha sido y es la cara pública de la homofobia en este país. Por supuestísimo que dentro del Partido Popular no todo el mundo es homófobo (faltaría más) y que hay grandes políticos homosexuales dentro como Iñaki Oyarzabal o el protagonista de este MATRIMONIO, Javier Maroto, un hombre de un talante estupendo, un más que buen alcalde (eso se dice en las calles de Vitoria) y alguien con una posición dialogante a más no poder.  Pero Mariano peleó hasta el final que lo que Maroto va a contraer próximamente no se llame MATRIMONIO. Hasta el punto de que la Justicia le dijo que no tenía razón y a día de hoy no ha existido un “Lo siento, me he equivocado, no volverá a ocurrir”. Por supuesto, todo el mundo sabe que ese recurso iba más allá. Aquello no era una pelea por una denominación, aquello fue la única manera legal que el Partido Popular tuvo de molestar hasta el final, hasta las últimas consecuencias. Y perdieron porque la ley (y la lógica) se impusieron.

Y es que Javier Maroto va a contraer MATRIMONIO, por mucho que a su jefe públicamente le espante el término (no lo digo yo, lo ha dicho él hasta la saciedad). Y ahí viene lo de la coherencia. Mariano Rajoy debería ser consecuente con lo que él es, con las posturas que defendió en las más altas instancias jurídicas y con lo que dijo y no asistir. Es como si yo me pongo en contra de que los Premios Goya se llamen así, tengo los cojones de denunciarlo ante la Justicia y después…. Después poso en la alfombra roja del evento con cara de “¿Qué Premios Goya?”.  Con su actitud, Mariano Rajoy y su partido ofendieron los derechos de cientos de parejas que habían contraído MATRIMONIO (conforme a Ley) y les hicieron sentirse menospreciados, ninguneados y tratados como ciudadanos de segunda hasta que el Constitucional frenó la boutade Popular.

Este no es un post en contra de Mariano Rajoy, ni del Partido Popular. Si lo fuera, hubiera incluido los CIENTOS DE COMENTARIOS HOMÓFOBOS de miembros del partido o hubiese hablado de CELIA VILLALOBOS siendo sancionada por romper la disciplina de voto en lo del MATRIMONIO GAY, ese mismo que va a contraer Maroto no gracias al partido en que milita. Pero hoy no se trata de eso. Es un post que opina sobre la incoherencia entre la personalidad política de Mariano Rajoy y su comportamiento social. Unas de las reglas de la credibilidad en la política (y en la vida) es la coherencia. Y si Mariano va a la boda de Javier no estará siendo ni moderno ni coherente. A los gays nos va a parecer un acto de hipocresía demencial y a las partes más conservadoras de su partido les va a espantar. El simple debate social que se ha organizado en torno al tema debería dar la clave a sus asesores para entender el asunto. Y para terminar un “flashback” cargado de intenciones. “Hacerse un Gallardón” (ustedes me entienden perfectamente) a la larga se paga y se paga muy caro. No tienen ustedes más que echar un vistazo a la hemeroteca para comprobarlo.

Gracias, como siempre, por leer.
Espero sus comentarios.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

pues a mi me parece estupendo que un presidente del gobierno reaccione antes la opinión social y vaya a la boda de su amigo. aunque no se para que escribo el comentario si no lo publicas nunca.

Chema Torrales dijo...

Pues yo no entiendo a santo de qué Maroto contrae un matrimonio en el que no cree y denosta el partido del que es un alto dirigente. Porque podría entender que un militante de base del PP contraiga matrimonio porque una cosa es la cúpula y otra la base. Igual que entendería que un católico de base lo haga. ¿Pero que lo haga la cúpula, un obispo, o un secretario general de área del partido? No, señores, un poquito de coherencia.

Anónimo dijo...

Yo lo llamaría unión y no matrimonio. Matrimonio procede de la palabra latina ‘matrimonium’. Matrimonium es un término compuesto de otros dos términos latinos: mater (madre) y munus (cargo, oficio, deber…). La traducción literal es muy esclarecedora:
Matrimonio: oficio de la madre, la que concibe y alumbra a otro ser.

La palabra "matrimonio" procede etimológicamente de matris munium (oficio de madre), pues tiene relación con la tarea de concebir y educar a los hijos que, por su propia naturaleza, compete a la mujer.

Hilando recetas dijo...

Cada uno que vaya donde le de la gana. Lo triste es que alguien sea de un partido que no defiende sus derechos

Gab. dijo...

Cómo casi siempre, comparto todo lo que dices en este post. Pero no nos engañemos, ¿cuando durante campaña electoral en este país ha habido coherencia en los políticos? ... de ambos bandos. N olvidemos que estamos en campaña (de momento en Cataluña y dentro de nada Nacional) Y hay que rescatar votos.
Desde que se comunicó esta boda, personalmente he estado convencido que esto es un acto de campaña. Después de 19 años juntos, esta pareja decidió hace 3 semanas casarse y organizar una boda... ¿Alguna vez has visto algo así?
Creo que después de los resultados de las últimas elecciones, hay que hacer lo que sea por rescatar votos, y personalmente creo que es lo que está haciendo.
Como bien dices la hemeroteca podría hundir a cualquiera, pero está demostrado que en este país se nos olvidan las cosas fácilmente.
:-)

Johanna Arco dijo...

A mi me gustaría un "lo siento,me he equivocado,no volverá a ocurrir"qué menos!!

Anónimo dijo...

En realidad si va no es porque reaccione ante la opinión social ni nada de eso, es simplemente porque vienen elecciones y ¡mira tú por dónde! ¡si resulta que también hay gays de derechas! esos votos no se los puede llevar el Rivera, que está cañón, no, se los tienen que llevar estos postulándose así como una opción moderna y liberal y toda esa mierda de la que se olvidarán tras el recuento de los votos. Ya nadie se acuerda de las peras y las manzanas de la inefable Ana Putilla señora de Asnal, ni de la guerra que dio aquí la Rajoy en el constitucional. Y lo malo es que lo mismo hasta les funciona...